VOLVER AL BLOG

Toda vida es eterna

¡COMPARTIR ARTÍCULO!




Habitualmente pensamos en la vida como el opuesto a la muerte, y viceversa, la muerte como lo opuesto a la vida..

El fin de semana pasado celebramos la fiesta de Halloween, una de las fiestas que hemos incorporado recientemente a nuestra tradición. Originariamente, era una fiesta celta en la que se celebraba el final de la época de las cosechas. Posteriormente fue adoptada por la cultura romana, y cristianizada al trasladarse la fiesta de todos los santos (que era el 13 de mayo). Esta fiesta parece recordarnos la cercanía entre el reino de los vivos y el reino de los muertos .
Habitualmente pensamos en la vida como el opuesto a la muerte, y viceversa, la muerte como lo opuesto a la vida. Pero si lo pensamos bien, en realidad la muerte es lo opuesto al nacimiento, porque la vida no tiene opuesto. La vida es energía, y la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma. La vida se trasforma continuamente de una forma a la siguiente, pero no puede dejar de existir. Por eso, toda vida es siempre eterna.
Todo en la naturaleza obedece a los ciclos, algunos ciclos son más cortos, otros más largos. El día y la noche, las estaciones del año, las revoluciones solares… todo son ciclos que nos recuerdan que hay un tiempo para cada cosa, un tiempo para trabajar y un tiempo para descansar, un tiempo para reír y un tiempo para llorar… todo son ciclos, y todo pasa. “después de la tormenta siempre llega la calma”.
A veces tenemos la sensación de que un bebé que nace tiene todo por aprender… pero a medida que lo observamos nos damos cuenta de que en realidad, todos los bebés ya saben muchas cosas. Algunas las asociamos a la genética, a la supervivencia, a la raza. Pero los que hemos tenido hijos gemelos vemos claramente cómo, aunque la genética sea casi idéntica, y aunque a los dos los trates y los eduques igual, cada hijo viene con un carácter diferente, cada uno tiene su propia forma de hacer, de responder, de actuar, sus preferencias y sus habilidades, como si las trajeran ya incorporadas. Y así es. No comenzamos desde cero. Este gran proyecto pedagógico que llamamos vida nos permite ir aprendiendo lecciones de forma continua, sin interrupción, de forma paulatina y vivible… y esa sabiduría queda acumulada, queda almacenada en nosotros.
Los científicos postulan que el universo es holográfico, y que por tanto, la información del todo está en cada una de las partes. De esta manera, nuestra memoria también está distribuida y accesible desde cada una de nuestras partes, por eso hay muchos enfoques terapéuticos que nos permiten acceder a esas memorias y reconocerlas. Y si es necesario porque están produciendo algún bloqueo, transformarlas para que dejen de ser conflictivas. Cuando el consciente reconoce o recuerda la función de una emoción bloqueada, deja de ser un conflicto y pasa a ser simplemente un recuerdo.
Una de las terapias más populares que trabaja de esta manera es la llamada terapia regresiva. En ella, accedemos a memorias guardadas que no corresponden a nuestro presente pero que están teniendo una gran repercusión en nuestra manera de vivir esta vida. A través del recuerdo se comprende qué pasó y la funcion protectora que tiene en nosotros ese recuerdo… En el programa de radio de esta semana dialogamos con Alex B. Raco sobre este tema y su manera de entender y practicar la terapia regresiva. Puedes encontrarlo en nuestro canal de ivoox….

El fin de semana pasado celebramos la fiesta de Halloween, una de las fiestas que hemos incorporado recientemente a nuestra tradición. Originariamente, era una fiesta celta en la que se celebraba el final de la época de las cosechas. Posteriormente fue adoptada por la cultura romana, y cristianizada al trasladarse la fiesta de todos los santos (que era el 13 de mayo). Esta fiesta parece recordarnos la cercanía entre el reino de los vivos y el reino de los muertos .
Habitualmente pensamos en la vida como el opuesto a la muerte, y viceversa, la muerte como lo opuesto a la vida. Pero si lo pensamos bien, en realidad la muerte es lo opuesto al nacimiento, porque la vida no tiene opuesto. La vida es energía, y la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma. La vida se trasforma continuamente de una forma a la siguiente, pero no puede dejar de existir. Por eso, toda vida es siempre eterna.
Todo en la naturaleza obedece a los ciclos, algunos ciclos son más cortos, otros más largos. El día y la noche, las estaciones del año, las revoluciones solares… todo son ciclos que nos recuerdan que hay un tiempo para cada cosa, un tiempo para trabajar y un tiempo para descansar, un tiempo para reír y un tiempo para llorar… todo son ciclos, y todo pasa. “después de la tormenta siempre llega la calma”.
A veces tenemos la sensación de que un bebé que nace tiene todo por aprender… pero a medida que lo observamos nos damos cuenta de que en realidad, todos los bebés ya saben muchas cosas. Algunas las asociamos a la genética, a la supervivencia, a la raza. Pero los que hemos tenido hijos gemelos vemos claramente cómo, aunque la genética sea casi idéntica, y aunque a los dos los trates y los eduques igual, cada hijo viene con un carácter diferente, cada uno tiene su propia forma de hacer, de responder, de actuar, sus preferencias y sus habilidades, como si las trajeran ya incorporadas. Y así es. No comenzamos desde cero. Este gran proyecto pedagógico que llamamos vida nos permite ir aprendiendo lecciones de forma continua, sin interrupción, de forma paulatina y vivible… y esa sabiduría queda acumulada, queda almacenada en nosotros.
Los científicos postulan que el universo es holográfico, y que por tanto, la información del todo está en cada una de las partes. De esta manera, nuestra memoria también está distribuida y accesible desde cada una de nuestras partes, por eso hay muchos enfoques terapéuticos que nos permiten acceder a esas memorias y reconocerlas. Y si es necesario porque están produciendo algún bloqueo, transformarlas para que dejen de ser conflictivas. Cuando el consciente reconoce o recuerda la función de una emoción bloqueada, deja de ser un conflicto y pasa a ser simplemente un recuerdo.
Una de las terapias más populares que trabaja de esta manera es la llamada terapia regresiva. En ella, accedemos a memorias guardadas que no corresponden a nuestro presente pero que están teniendo una gran repercusión en nuestra manera de vivir esta vida. A través del recuerdo se comprende qué pasó y la funcion protectora que tiene en nosotros ese recuerdo… En el programa de radio de esta semana dialogamos con Alex B. Raco sobre este tema y su manera de entender y practicar la terapia regresiva. Puedes encontrarlo en nuestro canal de ivoox….

¡COMPARTIR ARTÍCULO!


0 Comentarios


Titulo

Nombre

Email (no se publica)

Comentario


He leído y acepto las Condiciones de Uso y la cláusula de Información sobre Protección de Datos. Y quiero recibir información de interés por medios electrónicos.

CONTACTA CONMIGO

hola@anamariaoliva.es


SÍGUEME




Cuanto es 1 + 4
5



  He leído y acepto las Condiciones de Uso y la cláusula de Información sobre Protección de Datos. Y quiero recibir información de interés por medios electrónicos.
LOPD y Aviso legal